Por mucho tiempo el turismo vacacional se encuentra controlado por el pensamiento netamente económico y las investigaciones sociológicas. En esta página web se mantiene una visión más balanceada que está enfocada en lo que es el núcleo de la actividad turística: los turistas mismos y el encuentro con su destino vacacional. Los turistas son las únicas personas que pueden vivir estas experiencias: ni la “sociedad” ni la “industria” turística pueden hacer eso. Los turistas toman lo que se les ofrecen y lo usan para sus propios propósitos; son precisamente estos propósitos los que nos interesan y más que 25 artículos en esta página web tratan de eso: el turismo de los turistas.

El Turista

Tema: Información (1)

Regresar a Temas

Información y los Turistas

Todos los derechos son del autor Marinus C. Gisolf. Se prohíbe la reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

TURISMO E INFORMACION

Introducción

       La característica más importante de una atracción turística es que esta es “consumida” en el lugar de destino, lejos del domicilio del cliente. Esto significa que, para lograr su consumo, el cliente debe primero desplazarse hacia el producto, lo cual resume la esencia de lo que llamamos turismo: alguien moviéndose hacia un sitio en donde se halla una atracción turística de algún tipo, tal como un balneario de playa, unas pirámides indígenas, un concierto, una reserva natural o un evento deportivo. El turista viaja hacia el producto que desea experimentar (consumir).

       En turismo, el momento más sublime es cuando los turistas empiezan a vivir una experiencia, en otras palabras, cuando inician el consumo de Calorías de Primer Impacto (Calprim). La admisión y procesamiento de Calprim conducen hacia una experiencia, que es precisamente lo que un turista busca como resultado final de lo que está viviendo. Los turistas desean tener una experiencia, la cual solo se alcanza si utilizan sus sentidos y absorben Calprim, para luego procesarlo y transformarlo en una experiencia interior. De hecho, el turista paga por la posibilidad de consumir calprim, cuyo procesamiento inicia desde el comienzo mismo de su viaje, cuando cierra la puerta de su casa tras de sí. Las Calprim pueden ser consumidas durante el viaje que nos lleva al destino vacacional, cuando arribamos al mismo, y finalmente, cuando alcanzamos la atracción principal (Fuente Principal de Calprim), la cual es la razón principal por la que nos movilizamos a ese destino en particular.

       Cerca es posible encontrar atracciones turísticas adicionales de menores dimensiones desarrolladas para ser usadas por los turistas, conocidos como Fuentes Secundarias de Calprim. Aparte de estas se halla todo el entorno que rodea la vida diaria de la localidad, y que es capaz de generar toda una serie de experiencias que pueden ser interesantes para los turistas, y que por el hecho de compartirse con la población local, se conocen como Fuentes Compartidas de Calprim. Otra admisión de Calprim pueden ser producto de encuentros casuales o acontecimientos repentinos, por lo que se dice provienen de una Fuente Incidental de Calprim (inclusive hechos desagradables como un accidente se incluyen dentro de esta categoría) A fin de crear las oportunidades para que los turistas visiten un destino y consuman Calprim de algún tipo, muchas organizaciones de viajes se valen de la divulgación publicitaria para vender “experiencias posibles” (también llamadas productos turísticos). En el proceso se involucran agencias de viajes, operadores turísticos, hoteles o publicaciones especializadas (guías de viaje). En resumen, el turismo consiste en un gran número de gentes, organizaciones, hoteles u otro tipo de establecimientos similares; así como diferentes medios de transporte, que conforman una compleja red de funciones y relaciones comerciales, personales y administrativas. Los turistas también son parte fundamental de esta red.

       El turismo consiste de un numero de elementos esenciales, entre ellos tenemos el tiempo de permanencia (mínimo una noche, máximo un año) y la movilidad. El primero es arbitrario, pero generalmente aceptado (Organización Mundial del Turismo). La movilidad, por el contrario, es inherente al acto en sí, ya que para ser considerados como turistas las personas tienen que viajar a un sitio que está alejado de su ambiente doméstico, de otra manera no pueden ser catalogadas como turistas. Viajar, por lo tanto, es un componente mandatario del turismo. Al mismo lado, el viajar es una acción voluntaria en el turismo, lo cual marca una diferencia con respecto a los turistas y los demás viajeros en general.

       Existe un tercer elemento obligatorio: el suministro de información, el cual es parte inherente de la actividad turística por exactamente la misma razón que los turistas viajan a regiones del mundo que les son parcial o totalmente desconocidas. Los turistas deben estar informados acerca del destino que desean visitar. Es un elemento de vital importancia, ya que inclusive la decisión misma sobre qué sitio visitar, está basada en información. Una entusiasta historia contada por los vecinos, o el observar un hermoso filme sobre la naturaleza, puede inclinar la balanza en favor de un destino vacacional en particular. Prospectos y guías para viajeros, así como programas de TV y novelas ambientadas en lugares exóticos, pueden ser fuentes de consulta para escoger un destino y averiguar detalles adicionales acerca de su infraestructura. Independientemente de si un turista monta a una bicicleta y empieza a viajar sin nada más que su mochila y una pequeña tienda, o de si reserva un plan vacacional completo a través de una agencia de viajes, la información le será vital y por lo tanto constituye una parte inseparable del turismo.

Información

       El concepto de información abarca mucho terreno y es usado en muchas disciplinas científicas, cada una de las cuales la interpreta según su campo de acción (informática, matemáticas o filosofía, por ejemplo) En general, podemos decir que la información contiene datos que son de interés o que tienen algún sentido para alguien; en otras palabras, estamos hablando de datos significativos. El término “dato” es otro concepto abierto a muchas interpretaciones, pero nos atendremos a la definición que establece que los datos son hechos supuestos con respecto a alguna diferencia o falta de continuidad dentro del contexto mismo. O sea, una bolita roja de una caja que contiene cientos de bolitas rojas, no es un dato porque no marca una diferencia. Los datos por si mismos no son información, pero se transforman en ella cuando tienen un significado especial para el receptor. Un número telefónico no es más que una serie de dígitos, pero se transforma en información cuando el receptor lo reconoce como un número de teléfono, se da cuenta a quien puede acceder y sabe cómo usar el aparato. Cuando alguien no tiene este conocimiento, o no tiene acceso a un teléfono del todo, el número no es más que un dato solitario.

       Lo que debemos comprender es que cualquier cosa que nos pase, o que suceda a nuestro alrededor es una posible fuente de información. Todo depende de si tenemos una razón particular para extraer determinado hecho o acontecimiento de su contexto para ser presentado por sí mismo. Esto también significa que para ser reconocida como tal la información tiene que ser de interés específico para alguien. Cuando un turista se sorprende porque un gavilán vuela justo frente a sus ojos está reaccionando ante un acontecimiento que contiene información significativa para un observador amante de las aves, pero de poco valor para el habitante promedio de una gran ciudad.

       La información puede fragmentarse en Instruccional y Factual. La primera tiene que ver con la transferencia de conocimiento, en tanto que la segunda se refiere a hechos o situaciones concretas y puede dividirse en Verdadera o Falsa; la primera nos provee de información real, en tanto que la otra nos conduce tanto a la desinformación (intencionalmente falsa) como a la mal información (falsa sin intención).

       Un conjunto de información transmitida con una meta especifica puede ser llamada “mensaje”. Este mensaje puede contener información en diferentes niveles. Sin embargo, si este mensaje se presenta en un idioma que es desconocido para el receptor podemos suponer que la transferencia de información será nula. La información, por lo tanto, es un asunto subjetivo.

       Otro problema que puede provocar disturbio en el flujo de información es el ruido. Tenemos dos tipos de ellos, el externo, cuando la transferencia de información se ve afectada por sonidos exteriores al receptor (una calle muy transitada, por ejemplo), y el interno, cuando el receptor, debido a la interferencia de otros pensamientos, no presta la atención adecuada a la información. Este concepto no aplica cuando la información se presenta bajo una forma que el receptor no entiende. Otro caso en que se utiliza el término ruido es cuando un flujo de información pasa por varios remitentes y destinatarios antes de llegar a su destino final, lo cual le otorga al mensaje un alto grado de distorsión, de ahí que nos referimos a esta información como de tercera mano.

       Para completar este apartado de la información, podemos distinguir entre cuatro niveles interdependientes:

  1. Pragmático se refiere al efecto y propósito de la comunicación y relaciona el tema de los signos con la intensión.
  2. Semántico se refiere al significado de un mensaje transmitido en un acto comunicativo. Concerniente al significado de los signos.
  3. Sintáctico se refiere al formalismo usado para representar el mensaje. Se relaciona con el uso correcto y comprensible del lenguaje y su sintaxis.
  4. Empírico se relaciona con el estudio de las señales utilizadas como medio para transmitir el mensaje. Se refiere a las cualidades físicas de emisión (luz, sonido, electricidad, etc.).

       Como última observación a este tema hemos de anotar que la transferencia de información no es un acto exclusivo de los humanos. En la actualidad existe un intenso tráfico informático entre computadoras (siempre y cuando los sistemas sean compatibles) sin intervención humana. En la naturaleza también hallamos ejemplos de transferencias de información, como en el caso de las flores, que a través de su olor y color trasmiten información a las abejas; y hay muchos otros ejemplos en que el proceso de transferencia de información se da sin intromisión humana alguna.

La información y las Redes Turísticas

       En el caso específico del turismo podemos distinguir muchas formas de información y en nuestro caso particular nos concentraremos en las relativas al turista mismo. Primero que nada el turista potencial debe pensar acerca de dónde quiere ir o qué tipo de vacaciones desea, y para tomar esta decisión va a requerir de información. Una vez que el destino ha sido seleccionado va a necesitar detalles acerca del viaje, de la infraestructura local (hoteles, atracciones, restaurantes, etc.), transporte, y en general, de todas las actividades que pueda realizar en los sitios que visitara. Al llegar a destino el turista tendrá la oportunidad de explorar las fuentes locales de información a fin de contratar cualquier actividad o pasar la noche, si es necesario. No podemos pensar en el turismo sin el intercambio de información que se da a muchos niveles relacionados no solo con los turistas, sino, también, con operadores turísticos, que igualmente necesitan información acerca de vuelos, hoteles, tarifas, etc.

       Muchas entidades tienen una participación activa en el turismo, incluidas tanto las personas (turistas, personal hotelero, controladores aéreos, choferes de bus, entre otros), como las cosas (hoteles, aeroplanos, suvenires o paisajes). El simple hecho de que un turista llegue a un lugar y disfrute de algo (un impresionante glaciar, quizá) significa que muchas de estas entidades han estado ayudando activamente para que ese turista llegara a ese lugar especifico. Estas entidades deben trabajar en conjunto, tal como el operador que hace las reservaciones para los hoteles y atracciones, o el transportista, que debe saber la hora en que ha de recoger a los turistas. La cooperación entre entidades resulta en una red operacional, y la interacción entre redes es lo que da vida al concepto de turismo. Obviamente esto no es exclusivo del funcionamiento turístico, ya que la vida misma está llena de redes que funcionan a diferentes niveles. Muchas veces no nos damos cuenta como estas redes actúan en la realidad. Un acontecimiento repentino, como perder el pasaporte, nos hace darnos cuenta de que la embajada es una red interconectada a muchas otras, ya que es necesaria una fotografía (otro conjunto de redes), que la declaración debe hacerse en una delegación local de policía; o sea, se requiere la intervención de diferentes redes de trabajo con la finalidad de solventar el problema.

       La cooperación y la comunicación entre entidades son los ingredientes básicos de una red. Esto puede ocurrir tanto en diferentes niveles, como entre remitentes y receptores. En este sentido, las cosas también son parte activa del proceso, aunque más como receptoras que como remitentes. Lo que da vida a una red son las acciones y aportaciones de las entidades. El restaurante provee la comida, el bar la bebida y el hotel la habitación para descansar. Estos son los productos o servicios que enlazan las entidades entre si y que cristalizan la conexión entre entidades y redes. Yo les llamo a estos actores intermediarios dentro de la red, haciendo precisamente referencia a los productos y servicios por los que otras entidades se puedan interesar. Otros ejemplos de esto son las tarjetas de crédito, los pasaportes, guías para turistas, el transporte o el dinero. Se trata de cosas o personas creando enlaces entre las entidades y sus redes, que a su vez tienen el propósito de ayudar al turista con el fin de que pueda disfrutar de aquel magnificente glaciar. Por cierto, debemos de tener claro, que es decisión voluntaria de los turistas el integrarse o no a una red, así como el escoger cuales entidades aplican mejor al tipo de vacaciones que finalmente seleccionan.

       Hay otro intermediario que podemos mencionar: la información detallada y específica que los turistas solicitan, como por ejemplo precios, itinerarios, direcciones, tipo de indumentaria adecuada o señales de tránsito. Esta información se difunde para la colectividad, no solo para los turistas, pero está destinada a un grupo meta especifico. Puede que en ciertos destinos probablemente nos hallemos con que los turistas no están interesados en las posibles ventajas fiscales para pequeñas empresas, en tanto que al inversor promedio le tiene sin cuidado el saber el número de tiendas de campaña que un paradero lacustre pueda manejar.

free parking es

Un rotulito casero con “Free Parking”: es información factual, sin embargo a nivel pragmático se trata de una invitación a comprar algo de la cerámica hecha por la gente local.

       Hay muchas entidades trabajando precisamente en eso: suministrar a los turistas información específica a partir de simples datos. Este es el tipo de información que conocemos como información factual.

       Mas los turistas deben de lidiar con otros tipos de información. Primero que todo, esta aquella información por la que específicamente el turista no preguntó, pero que de todas maneras se le presentó: prospectos de viajes, sitios web de diferentes operadores turísticos, publicidad de periódicos y revistas, etc. Esta información forma parte de las entidades que mantienen cierto nivel de relación en la red y que desean que los turistas se integren a la suya, en otras palabras, les ofrecen sus servicios y productos. Esta información tiene un objetivo específico y está dirigida exclusivamente a los turistas; en ella se trata de dar cierta imagen del destino. Ella no forma parte de las redes de entidades turísticas ni es intermediaria. La conocemos como información focalizada.

 

respons es

La información focalizada como una imagen: la foto sugiere que hay algo interesante que ver y al mismo tiempo al pre-turista da la sencación de querer estar allá para ver a un párajo poco comun.

       Un operador de viajes europeo describe al activo Volcán Arenal en Costa Rica de la siguiente manera: “Al caer la tarde usted podrá observar, desde una distancia segura, ardientes trozos de lava caer tronando desde el cráter del volcán. Una visión inolvidable. Las luciérnagas danzan sobre el flujo de lava en tanto reina el silencio entre los espectadores, que a la distancia, escuchan rugir el volcán bajo un cielo estrellado.” Aparte del hecho de que la mayoría del tiempo este volcán permanece nublado durante la noche, la parte del contenido está siendo sacrificada a favor de una descripción de la gente observando el volcán (además, las luciérnagas no durarían mucho danzando sobre un ardiente flujo de lava…).

       El tercer tipo de información se refiere a la atmósfera, color y olor de un lugar. Nos viene a la mente el intercambio de impresiones que amigos y colegas de trabajo han tenido, las películas naturalistas, novelas escritas o artículos de revista y periódico. Estas fuentes de información rodean al turista que puede decidir si hace o no uso de ellas. Puede que el trasfondo de alguna noticia o una fotografía publicada en una revista de modas (con el paisaje de algún exótico país como escenario de fondo), sean elementos, que atraigan la atención e interés del turista, que absorbe y guarda las imágenes en algún lugar de su memoria. La información que pueda ser destilada de este tipo de datos dependerá mucho del marco referencial del turista, así como de lo que él o ella piensen de la fuente. La opinión de los amigos puede ser valiosa (o contraproducente a la vez), ya que hay un alto grado de subjetividad en los juicios que emite el remitente. Este tipo de información no está específicamente orientada hacia el turismo (aunque podría serlo) y su absorción depende en gran parte de la buena disposición y voluntad de los turistas. Llamaremos a esta variante información descriptiva.

       Cada uno de los tres tipos de información aquí mencionados tiene sus propios puntos de partida y razones por las cuales existe. La información factual debe ser recolectada por los mismos turistas, la información focalizada les será dirigida, en tanto que la información descriptiva revolotea alrededor y son ellos quienes deciden si utilizarla o no. Cada una es diferente de la otra, y cuando son mezcladas, pueden inducir a los receptores al error.

       Cuando un turista decide que en sus próximas vacaciones visitará China, quizá tenga como primer impulso el ir visitar una agencia de viajes local, con el propósito de informarse acerca de vuelos, paquetes u hoteles. Suena simple, pero en este momento empezamos a transitar por aguas un tanto turbulentas, ya que la información que los turistas obtienen de las agencias de viajes tiene una estructura complicada. El potencial visitante preguntará por información factual y posiblemente alguna del tipo descriptivo, pero en lugar de las anteriores, recibirá como respuesta información focalizada. El agente puede aducir que en un día determinado solo hay un vuelo posible a Bejín por un determinado precio. Esta suena como a información factual. Sin embargo, bien pudiera ser que hay más vuelos disponibles, con otras aerolíneas, pero que por motivos de interés comercial no son ofrecidos por el agente de viajes. Luce como factual, pero es información focalizada presentada de manera diferente. Obviamente, una puede diferir no mucho de la otra, mas con el acceso y la cantidad de información de que se dispone hoy día en Internet es sumamente fácil verificar los datos recibidos. Los tres tipos de información no son iguales y los turistas deben tratar de diferenciarlos.

       Echemos un vistazo a otro ejemplo: un turista lee en Internet un artículo sobre las serpientes. Suponemos que el mismo será de gran interés para los biólogos, pero el turista promedio podría extraer de él conclusiones erróneas, y basado en estas apreciaciones, puede decidir no escoger en el futuro áreas tropicales como destino vacacional. Lo que una persona considera como información factual, puede ser catalogada como descriptiva por otra, con todas las consecuencias que esto acarrea.

       Guías para viajeros como las publicadas por Lonely Planet, y otras por el estilo, por lo general entregan información factual y confiable. Sin embargo, podríamos preguntarnos qué tan buena es esta información a nivel descriptivo. Casi sin excepción, estas guías son escritas por personas que pertenecen a la misma región o país del que provienen los turistas y no por pobladores locales. Los valores descriptivos (de impresiones o juicios apreciativos, entre otros) aparecen ilustrados a través de los ojos de un compatriota de los turistas. Estos últimos talvés capturen las ideas más fácilmente, ya que están presentadas de acuerdo a su forma de pensar, pero a la vez podría inhibirlos de disfrutar experiencias de forma independiente, así como de estar abiertos a nuevas impresiones y perspectivas de apreciar la realidad local. Además, estas guías pueden contener información focalizada oculta, al recomendar cierta área donde un amigo del escritor tiene un hotel, por ejemplo

       Los tres casos de información aquí mencionados muestran los problemas relativos al nivel pragmático y su intención original. A menudo es bastante difícil para el turista el poder valorar la información por todos los pivotes que se hallan ocultos en ella. Los mal entendidos pueden ocurrir también en el nivel semántico. Como frecuentemente ocurre, la interpretación de la información sobre la base de lo uno espera, puede dar lugar a problemas de comunicación, sobre todo cuando se trata de diferencias culturales entre el país de origen del turista y el destino vacacional. Existen casos de términos ya globalizados, como “temporada verde”, “playas tropicales” o “atmósfera Caribeña”, los cuales crean estereotipos que luego pueden ser aplicados indistintamente del lugar en que uno se encuentre. Otro ejemplo es la noción del tiempo, que puede variar de acuerdo al país. Expresiones tales como ahorita (en inglés ‘shortly’) la cual puede ser interpretada por la mayoría de los turistas occidentales como un lapso de 10 o 15 minutos, pueden significar en América Central una espera de dos horas o más. Otro caso tiene que ver con lo que se considera cómodo o lujoso ya que las normas entre países pueden variar considerablemente y los turistas deben tenerlo en cuenta.

       Problemas a nivel de sintaxis pueden presentarse con el lenguaje en el lugar de destino si el idioma que ahí se utiliza es diferente del que se habla en el país de los turistas, ya que les que imposibilitara la comprensión de la información ofrecida. En España, por ejemplo, cuando se describen unas vacaciones en la playa, es posible leer lo siguiente: “…hoy tendremos la tarde completa para disfrutar de una entretenida ‘beach’…” (el imaginar una atmósfera es parte de la información focalizada). Si un turista ignora el significado de la palabra ‘beach’ (playa), posiblemente no sabrá cual es la actividad para esa tarde. Otros problemas comunes a nivel de sintaxis pueden ocurrir con la información relativa a las unidades de medida, y es posible entrar en confusión cuando no se aclara si el dato esta en millas o kilómetros, si en grados Fahrenheit o Celsius, si en Dólares o Euros, y así por estilo.

       Finalmente, los turistas pueden enfrentar problemas en el nivel empírico; el más común tiene que ver con el hecho de si los turistas tienen o no acceso a Internet. Durante las vacaciones esto puede ser un inconveniente, ya sea por la mala conexión, o por la falta total de acceso a la red. Debemos mencionar que las malas conexiones en general (celulares incluidos) pueden acarrear consigo el inconveniente del ruido, con los consecuentes mal entendidos a causa de información incompleta o no comprendida.

Para el caso de los turistas, tanto las Fuentes de Calprim, como los tipos de información, variarán su aplicación según sea el tipo de vacaciones que se hayan escogido. Pueden elegir viajar de forma grupal o individual, ya sea buscando emoción y aventura o simplemente relajación y descanso. Veamos cuatro ejemplos que ilustren lo anterior:

Vacaciones en grandes complejos turísticos:

       La fuente principal de calprim es el complejo mismo, por lo general un hotel de 3 o más estrellas con amplias zonas de terreno y posiblemente ubicado frente a la playa. Aquí encontraremos una serie de fuentes de calprim secundarias fáciles de identificar, tales como piscinas, restaurantes, campo de golf, gimnasio, así como toda gama de servicios y actividades, que harán que los turistas no sientan la necesidad de abandonar el sitio en que están alojados, lo cual significa que los visitantes difícilmente tendrán oportunidad de entrar en contacto con la cultura y costumbres de la población local, así como de formarse sus propias impresiones y experiencias a partir de ese contacto, o sea, no tendrán relación con las fuentes compartidas de calprim. Y ni que decir de las fuentes de calprim incidentales, que dificultosamente encontraremos en un ambiente tan controlado. El personal del hotel tampoco será de mucha ayuda en este sentido, ya que la mayoría de ellos ni siquiera son parte de la población local. Este tipo de vacaciones por lo general son arregladas a través de un agente de viajes, lo cual significa que el turista formará parte de una serie de activas redes turísticas que se asegurarán que él o ella tengan una apacible estancia en el complejo vacacional.

       La información que los turistas requieren en este tipo de vacaciones consistirá en alguna información factual básica, como detalles sobre vuelos, tipo de cambio, condiciones del clima, costo de actividades, tipo de voltaje, etc. La mayor cantidad de información de la que dispondrán será del tipo focalizado, que es, usualmente, la razón principal por la que escogen esta modalidad vacacional.

       Esta información focalizada se relacionara con conceptos de relajación, comodidad, alta cocina, y diversión; poniendo especial énfasis en todas aquellas fuentes secundarias que les aseguraran a los turistas un ameno y liviano entretenimiento. El fomentar la relación social entre los huéspedes es otra táctica comúnmente utilizada para promover actitudes de empatía y filiación. La información descriptiva viene a completar el cuadro idealizado de playas paradisíacas, jardines tropicales y agradabilísimo clima. Por cierto, el mismo modelo se aplica en cruceros y grandes trasatlánticos.

Viajes grupal:

       Este tipo de viaje, por lo general, involucra visitas rápidas y superficiales a varias de las fuentes de calprim principales más conocidas del destino, así como algunas de orden secundario que se encuentran a lo largo de los diferentes recorridos. Los hoteles usados son bastante confortables con personal que usualmente no es de la región. El número de fuentes de calprim compartidas es limitado. Cada día el grupo se desplaza a través del país, disfrutando de las vistas, paisajes y pequeños poblados. Hoy en día existe la tendencia a visitar escuelas e instituciones, inclusive casas de pobladores locales, con el fin de aumentar la ingesta calórica proveniente de las fuentes de CalPrim compartidas. La información factual requerida por los turistas es básica, sobre todo porque el grupo siempre va acompañado de un guía experimentado que les proveerá de la información necesaria.

       En esta modalidad, la información focalizada también juega un rol importante, ya que estos viajes son comúnmente organizados por operadores turísticos. Estas organizaciones están enlazadas con toda una red de agencias locales, hoteles y empresas de transporte. La información descriptiva tendrá un papel importante una vez que los turistas hayan decidido a que destino viajaran para disfrutar de sus vacaciones, y esta puede provenir de muchas fuentes diferentes. Sin embargo, la influencia que esta información tenga sobre los turistas quizá sea limitada, ya que por lo general las personas que escogen viajar de esta manera están más interesadas en compartir con los compañeros del grupo que en experimentar la atmósfera típica de la localidad.

       Aquellos turistas que le dan prioridad a este tipo de experiencias, toman la decisión de viajar bajo la siguiente modalidad.

Viajes individuales:

       Dependiendo del tipo seleccionado, las vacaciones consistirán en una serie de visitas a las fuentes primarias y secundarias de calprim. Además estarán las fuentes compartidas, imposibles de evitar, ya que él o ella se moverán a lo largo y ancho del país todos los días. Las fuentes incidentales (las positivas, esperamos…) también pueden formar parte importante del viaje, pero esto dependerá de hasta qué punto los turistas estén abiertos a ellas.

       Los turistas que deciden llegar a los diferentes sitios de interés por si mismos le dan especial preponderancia a la información factual, no solamente la de índole general, sino a otra de carácter más detallado y especifico, inherente al hecho de viajar por el país a cuenta propia. La información focalizada dependerá de en qué medida se hayan reservado servicios y transporte con antelación. Es común encontrar turistas que estudian esta información focalizada, pero que al final no son seducidos por los productos y servicios en ella ofrecidos por los distintos proveedores, negándose así a formar parte de sus redes. La información descriptiva es importante en esta modalidad de viaje ya que puede orientar a los turistas que ya han elegido hacia donde ir tomando en consideración aspectos tales como el ambiente y la atmósfera del lugar.

Mochileros:

       Esta es una forma totalmente diferente de hacer turismo, en la que por regla, se dejan de lado las fuentes primarias y secundarias, para centrarse en las de orden incidental y obviamente, en las de carácter compartido. La información factual es de vital importancia y por lo general es colectada en el lugar de destino. La información focalizada es prácticamente nula, en tanto que la descriptiva será importante para decidir hacia dónde ir (valoran especialmente aquella que provenga de sus colegas mochileros). El carácter de un lugar será de importancia para este tipo de turista, así como el contacto social con camaradas de viaje y pobladores locales.

Información y Expectativas

       Al pensar en qué hacer para sus próximas vacaciones, los turistas potenciales empiezan poco a poco a formarse sus propios patrones de expectativas, los cuales irán alimentando con más información a lo largo del proceso. Se trata de desarrollar ideas acerca de que hacer o visitar (fuentes de calprim), diferentes opciones de alojamiento, o medios de transporte (infraestructura). Dependiendo del tiempo disponible para hacer los preparativos previos a las vacaciones, el turista potencial se irá construyendo una imagen acerca de lo que desea hacer y ver, así como de lo que espera como resultado final de ellas. Adicionalmente, la mayoría de los turistas quieren asegurarse de ver todo aquello que ha de ser visto. Ellos no arriban al destino como una hoja de papel en blanco, todo lo contrario. No solamente sus marcos referenciales, así como sus patrones socio-culturales los acompañan al lugar de destino, sino que sus mentes han sido alimentadas (algunas más que otras) con los frutos de toda la información factual, descriptiva y focalizada de la que puedan disponer. La hoja en blanco ha sido previamente llenada con todo tipo de comentarios, opiniones, imágenes, hechos o puntos de vista.

       El estudio de la información turística le permite a los vacacionistas a establecer ciertos patrones de expectativas. Las expectativas se basan en imágenes, que son a su vez una simplificación de la realidad. Más la realidad es compleja y no puede ser capturada en una sola imagen. En el caso de la información focalizada, imágenes específicas son seleccionadas y reducidas a sus características más sobresalientes a fin de reforzar una determinada visión de la realidad. Esta selección debe tener un propósito o dirección y deben estar relacionada con un grupo meta. Sin embargo, la imagen idealizada no puede alejarse demasiado de la realidad, ya que podría crear expectativas que luego deberán ser satisfechas a fin de no crear una posible desilusión (disonancia cognoscitiva) en los turistas.

       Las imágenes pueden dividirse en imágenes materiales, como fotografías, películas, videos o páginas electrónicas; e imágenes mentales, las cuales están relacionadas a los marcos referenciales y experiencias previas de cada individuo. La información focalizada se vale de las imágenes materiales principalmente, en tanto que la información descriptiva echa mano de las imágenes mentales. Los turistas construyen un conocimiento particular del destino basados en imágenes materiales e información focalizada, lo que les permite crear ciertas apreciaciones que luego asocian al lugar seleccionado apoyados en imágenes mentales e información descriptiva.

 

ganghes es

La información descriptiva: aquí en forma de una foto para crear una imagen mental de la vida en la India.

       Las personas cuentan con fuentes internas de información, la cual puede ser extraída de partes de su memoria. Cuando los turista piensan en ir a la Patagonia, en Argentina, lo primero que hacen es una abstracción mental del lugar, y puede que vengan a sus mentes imágenes de pingüinos y glaciares, quizá algunos hayan leído El Expreso Patagónico de Paul Theroux, o visto algún rally automovilístico por televisión. Existen imágenes e información almacenada en muchas partes de nuestra memoria, y cuando tratamos de compilar todo lo que sabemos acerca de un destino, la memoria arrastra todos esos datos hacia un solo lugar. Estamos hablando de la fase inicial de formación de expectativas con respecto a unas posibles vacaciones.

       Un interesante fenómeno se da con la interacción entre lo que un turista desea ver, lo que se le indicó que podría ver y lo que la realidad puede ofrecer. En este sentido se ha desarrollado el concepto de la mirada parcializada (Urry, 1990, the Tourist Gaze). Se trata de la forma en que una atracción (fuente de calprim) es ilustrada (selección y simplificación de imágenes) en combinación con la forma en que el turista la ve. La mirada turistica parcializada puede adherirse a conceptos globalizados como “la atmósfera caribeña”, o utilizar modos de aproximación totalmente diferentes al valerse de perspectivas históricas y culturales.

       La mirada parcializada invita al turista a ver las cosas de una manera determinada y parcializada, y por lo tanto, se ocupa de una transformación simbólica de un objeto o fenómeno con un objetivo específico. Los que hacen esta invitación a los posibles turistas son los actores que participan de una o más redes turísticas. Estamos hablando tanto de operadores de viajes como de funcionarios de una oficina gubernamental de información turística. Las entidades que buscan incorporan a los turistas dentro de sus redes los incitan a mirar las fuentes de calprim desde cierto ángulo, asumiendo que esta manera de presentar la información coincide con lo que ellos (los turistas) están buscando. Los turistas son confrontados con imágenes que contienen elementos en los que se reconocen y con los que pueden identificarse. Este marco simbólico, como parte de esta mirada turística parcializada, es manejado principalmente por los países de origen de los turistas occidentales.

       En el caso de la ciudad de Granada, en Nicaragua, se hace énfasis en sus antecedentes históricos y culturales (como la ciudad española más antigua de Latinoamérica). Imágenes de viejas iglesias y edificios conceptúan a nivel gráfico la idea particular que se quiere transmitir. Un operador privado describe la estancia en Granada de la siguiente manera: “Un lugar encantador para vagar perezosamente cortejado por una brisa refrescante para absorber el color de la vida local y el encanto de la arquitectura colonial”. Costa Rica adoptó la idea de ser conceptualizada como destino orgánico (para la contemplación turística, al menos) apoyada por el lema publicitario de ser un país “Sin ingredientes artificiales”, reforzando esta descripción con imágenes de ríos cristalinos, playas solitarias y bosques siempre verdes. A pesar de que se trata de conceptos abstractos, están relacionados con la información focalizada y la formación de imágenes. Estas transformaciones simbólicas de la realidad están dirigidas, por lo general, a los turistas occidentales. Debe quedar claro que con la presentación de un limitado número de imágenes no se logran reflejar muchas facetas y fenómenos del destino. La forma de vida de los indígenas o la belleza geológica de los paisajes, por ejemplo, no están presentes en la información de este tipo que se da sobre Costa Rica, por lo que quizá sean aspectos que pasen inadvertidos para los turistas.

       La selección y simplificación de las imágenes debe responder preguntas relacionadas a la naturaleza de los fenómenos aludidos, que puede acotarse de ellos y de cómo esa información será presentada.

Una atracción turística puede ser dimensionada en su relación con el visitante, como objeto en sí misma y como la imagen presentada de esta.

       Esto es válido únicamente para fuentes de calprim primarias y secundarias, no así para las compartidas, ya que estas, al ser parte de la vida diaria de la población local, carecen de direccionalidad e imagen en el plano referido. Si la población de una localidad usará su indumentaria tradicional solamente para lucirla a los turistas se consideraría una atracción turística que interesaría a los visitantes, pero cuando los lugareños visten esa ropa diariamente como parte de su cotidianeidad igual podrían ser de interés para los turistas, como es el caso de los indígenas guatemaltecos, que al no estar direccionados hacia el mercado turístico, pueden mantener sus costumbres y autenticidad.

       Una guía para viajeros puede indicar que cierto pueblito es muy pintoresco (desde el punto de vista del turista – información descriptiva) o que los sábados es día de mercado, por lo que el lugar se llena de actividad y colorido. Corresponde a los turistas decidir si usan esta información o no. Sin embargo, tanto las fuentes compartidas como las incidentales, obviamente, no son del conocimiento previo del turista. Un turista que se encuentra hospedado en un complejo hotelero del tipo “todo incluido” raramente tendrá contacto con este tipo de fuentes de calprim, más un turista que cruza el país en un auto rentado tendrá contacto diario con las poblaciones locales y de hecho experimentará cosas que le son desconocidas de antemano. Claro está, esto depende de cuan dispuesto y abierto este a encarar nuevas situaciones y experiencias. Algunas veces no queda claro qué tipo de calprim son las que los turistas absorben y como luego estas son procesadas. Chozas de familias pobres pueden ser vistas por los turistas como “casitas típicas” del área, o el banco de niebla de un bosque nuboso ser confundido con una mancha de smog.

       Podemos hallar otro tipo de problema al momento final de recibir el mensaje. No todos los turistas son asiduos viajeros, inclusive aun quedan muchos de ellos que nunca antes han viajado en un aeroplano. Son muchos más los turistas que nunca han caminado por entre un bosque tropical o navegado por ríos turbulentos, que aquellos que lo han hecho. Existe una gran variedad de experiencias de las que tenemos conocimiento gracias a programas de televisión o artículos de prensa, pero que difícilmente podemos imaginar cómo son en realidad. Hay países, regiones, paisajes o tipos de personas que no nos significan nada debido a la falta de marcos referenciales o imágenes en nuestra memoria con respecto a ellos. Lo único que podemos hacer en estos casos es tomar estas imágenes y experiencias prometidas (información focalizada) como información factual. Si una zona se nos presenta como un paraíso para los observadores de aves, pero carecemos de referencias para entender lo que esto significa, posiblemente tengamos la expectativa de ver cientos de aves en cualquier momento del día, y muy posiblemente nos quejemos ante el remitente, o su representante, si esto no es así. Las imágenes materiales (como simplificación de la realidad) se toman como hechos (como realidad). Lo mismo puede decirse de las imágenes mentales. El calificativo “ambiente caribeño” puede ser fácilmente interpretado por muchos de nosotros, pero aquellos que no saben nada acerca de los trópicos, al escuchar la frase, posiblemente lleguen a la conclusión lógica de que este tipo de ambiente solo puede ser hallado junto al mar Caribe, y que decir lo contrario sería incorrecto. Muchos turistas no cuentan con el material de referencia necesario para relacionar ciertas imágenes, o formarse una impresión a partir de cierto material gráfico, en cuyo caso la imagen del ambiente caribeño no será elemento que les provoque respuesta alguna, ya que no pueden conectarlo con imágenes existentes en sus memorias. La mirada parcializada no funciona si es interpretada literalmente.

       Este es un obstáculo bien conocido entre las organizaciones de viajes: cuando la información descriptiva es tomada literalmente, las imágenes mentales pueden ser confundidas con las de orden material, por lo que el mensaje no es recibido en el correcto nivel pragmático o semántico. El resultado directo se traduce en quejas de los turistas y en la búsqueda de un culpable: la organización de viajes, que asume que la mayoría de los turistas tienen suficiente material de referencia para identificarse con la información presentada, o el potencial turista, que por falta de experiencia, no sabe cómo lidiar con la información focalizada. Esto plantea la cuestión de cuan buena es la idea de que los turistas visiten destinos de lo ignoran prácticamente todo, en tanto que las organizaciones y agencias de viajes se preguntaran acerca de la manera más precisa de dirigirse a su público meta.

       Hasta el momento he presentado tres tipos de información más comúnmente utilizados en el ámbito del turismo: la información factual, la información focalizada y la información descriptiva.

Información Social

       Sin embargo, recientemente ha visto luz un cuarto tipo de información que cada vez cobra mas interés en la industria: la información social como resultado de la Búsqueda de Información Social (BIS). En los últimos años ha habido un aumento sostenido del número de sitios en la red en los cuales la gente puede hacer preguntas que les son contestadas por grupos de personas o comunidades. Uno de los primeros sitios en operar bajo esta temática fue el portal Answerbag. Desde entonces ha habido una proliferación de sitios similares, de los cuales Yahoo! Answer parece ser el más popular. La idea es muy similar al concepto wiki, de los cuales Wikipedia es el más famoso.

       La idea bajo la que funcionan estos sitios está fundamentada en 4 niveles: la plataforma para que las personas envíen sus preguntas al sitio, luego, el mismo lugar sirve como sede para presentar las respuestas, lo cual va generando una comunidad que va creciendo en torno a este intercambio de información y, finalmente, las respuestas se procesan y catalogan en los distintos motores de búsqueda, lo que permite a los usuarios web encontrar respuestas para preguntas previamente formuladas como contestación a nuevas consultas. Estos portales pueden operar a nivel general o estar limitados a determinados grupos o personas que comparten intereses comunes.

       Cuando hablamos de comunidad debemos usar el término en el sentido más amplio de la palabra, tanto, que a estos los sitios se les conoce como sitios cQA. Este tipo de sitios hicieron su aparición en Internet a partir del 2003 y desde entonces se han convertido en un fenómeno que va en aumento, impulsado en gran parte por la tendencia de la gente a preguntar a través de Internet en lugar de tratar de encontrar respuestas por ellos mismos. Un número cada vez mayor de personas parecen pensar “¿por qué molestarme en tratar de encontrar una respuesta determinada, cuando a través de Internet me es posible contactar a las personas que la conocen?” Esta dinámica de preguntas y respuestas también está creciendo rápidamente en foros y plataformas de comunicación similares.

       Las posibilidades que estos sitios proveen a los involucrados en el turismo son enormes, inclusive estos cQA pueden proporcionar el vínculo necesario entre los pre- turistas y las personas o comunidades en el sitio vacacional. A través de las técnicas que proporciona los Motores Optimizados de Búsqueda (SEO en inglés) los turistas potenciales pueden encontrar mucha más información directamente de Internet que a su vez será cargada en distintos sitios cQA llevando los datos y conceptos aún más allá, a lo largo de una nueva vía de intercambio informacional. Obviamente esto funciona no solamente para el ámbito del turismo, sino para el mundo en general.

» Este sitio no es comercial y no genera ingresos, por lo tanto se agradezca a las personas que lo usan activamente por hacer una donacion, pequeña y simbólica como sea, por medio del botón DONATE (sistema Paypal) al final de este página «

Todos los derechos son del autor Marinus C. Gisolf. Se prohíbe la reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

Deja un comentario


1 − 1 =