Por mucho tiempo el turismo vacacional se encuentra controlado por el pensamiento netamente económico y las investigaciones sociológicas. En esta página web se mantiene una visión más balanceada: los turistas mismos y el encuentro con su destino vacacional. Los turistas toman lo que se les ofrecen y lo usan para sus propios propósitos; son precisamente estos propósitos los que nos interesan y más que 25 artículos en esta página web tratan de eso: el turismo de los turistas. Agregué un artículo nuevo sobre "el cambio climático" dentro del rubro "Turismo" (julio 2020).

En febrero 2020 agregué un artículo nuevo en el rubro "Turismo" con el título "La Fenomenologia y el Turismo".

El Enfoque Reflexivo hacia el Destino Vacacional

El Enfoque Reflexivo hacia el Destino Vacacional

Un destino turístico es aquella área donde a los turistas les gusta ir y quedarse por lo menos una noche. El hecho de que los turistas les guste ir allí indica que hay algún tipo de atracción, que puede haber sido hecha específicamente para los turistas (fuentes principales y secundarias de calprim) o bien puede ser algo que la población local comparte con los turistas (fuentes compartidas e incidentales de calprim). Ya que definimos la esencia del turismo como el momento en que un turista experimenta una fuente de calprim, hemos de aceptar que la presencia de todas aquellas cosas o fenómeno que estén revestidas de algún tipo de interés para los turistas son tan importantes como lo es presencia de ellos en el sitio para poder experimentarlos.

Podemos hacer una distinción entre el macro y el micro destino. nUn país en su conjunto puede ser llamado un destino turístico. “¿Dónde vas a ir de vacaciones este año?” “Vamos a México!” Los problemas de sostenibilidad a nivel macro estarían entonces referidos al transporte internacional (via aérea), por ejemplo. A continuación encontramos los destinos turísticos de menor nivel o de pequeña escala, como podría ser un Parque Nacional, un pequeño pueblo o una comunidad rural. Los problemas relacionados con el desarrollo turístico sostenible estarían referidos a un micro marco, en donde la población local tiene una injerencia más directa en estos temas.

Podemos decir que un destino se compone de los siguientes elementos:

  1. Viajeros

1A- Turistas

1B- Viajeros que se hallan en un lugar (y que pueden convertirse en turistas por unos días); los visitantes que llegan por un solo día pueden estar dentro de esta categoría.

2. Infraestructura Turística
2A – Atracciones turísticas deliberadamente diseñadas para turistas y que les proporcionan los servicios necesarios para su disfrute (fuentes principales y secundarios);
2B- Hoteles, restaurantes, tiendas de souvenirs, centros de información, carreteras y otras vías de transporte construidas con fines turísticos, medios de transporte, agencias de viajes, etc.

3. Infraestructura Local: Casas, escuelas, tiendas, bancos, clínicas, instancias públicas, etc. que son utilizadas tanto por la población local como por cualquier persona que se halle ahí, por lo tanto se convierten en fuentes compartidas de calprim para los turistas.

4. Población local, incluyendo no sólo a la población local, sino también a cualquier persona que esté viviendo allí en el momento.
4A – Las personas involucradas con los turistas, con los viajeros y la infraestructura turística.
4B – Aquellos que no están directamente involucrados en el turismo.

Del esquema anterior podemos deducir que lo que se conoce como “destino vacacional” es un asunto muy heterogéneo, con muchas partes interesadas provenientes de todos los ámbitos de la colectividad. Los propietarios de los establecimientos, los gerentes, los turistas o empleados, por un lado, y los inversionistas, los desarrolladores o los intermediarios por el otro.

¿Podemos considerar un sitio como destino turístico cuando en él no hay turistas? Algunos pueden argumentar que un destino turístico existe como tal desde el momento mismo en que ha sido concebido para recibir a los turistas, mientras que otros mantienen la opinión de que sin turistas no hay turismo. Mi punto de vista es que un sitio se convierte en un destino turístico cuando hay turistas, por lo tanto, estos son una parte intrínseca del destino. Esto también significa que un destino turístico puede llamarse así a pesar del hecho de que no este acondicionado para recibir a los turistas – los visitantes simplemente vienen, por una razón u otra, y es precisamente en este tipo de casos cuando se manifiestan muchos de los efectos negativos que el turismo puede traer consigo: la falta de preparación adecuada en un destino para recibir a los turistas.

Arribamos aquí a uno de los temas conflictivos posibles que en muchos casos pueden generar serios problemas en el entorno de un destino turístico: cuando la población local no tiene control sobre la actividad, o simplemente no sabe de qué manera, ni en qué momento, llegarán los turistas. Así, estos simplemente parecen surgir de la nada, están por un tiempo en el sitio y luego se marchan, tan rápido y repentinamente como aparecieron. Con demasiada frecuencia la población local no tiene control alguno de las cosas o fenómenos que parecen atraer a los turistas. Dentro de este contexto hay que recordar que cualquier lugar puede convertirse en un destino turístico, todo depende de cómo este destino se le presente a los pre-turistas, así como en la medida en que esta imagen presentada coincida con sus expectativas.

Para atraer a los turistas y convertir un sitio en un destino turístico, una vez que los turistas han llegado, se hace necesaria la participación de muchas entidades y organizaciones. En este sentido no solo estamos hablando de los inversores que levantan y promueven el destino en sí, sino también de los intermediarios que se hayan entre este y los turistas, por un lado, y los lugares de interés turístico, la infraestructura y la población local por el otro, los cuales, normalmente operan desde fuera del área de destino, e incluso desde otro país o continente. Estos intermediarios son por lo general organizaciones de viaje que se ubican tanto en el país de destino como en el de origen de los turistas, pero también incluye a las cámaras nacionales de turismo, organizaciones no gubernamentales y otras entidades afines, las cuales proveen a los turistas de información focalizada, imágenes materiales y datos objetivos acerca del destino. Su influencia es, por lo tanto, indirecta, pero debido al poder de persuasión que ejercen sobre el turista a la hora de decidir acerca de su destino vacacional, así como a la posición dominante que ocupan en muchos de los niveles de la oferta de información, podemos afirmar que estas organizaciones de viajes desempeñan un rol de suma importancia en el destino turístico.

Hemos dicho que los turistas forman parte importante de un destino vacacional. Ahora veremos cómo los turistas pueden ayudar a dar forma a un destino y viceversa. Es precisamente este enfoque reflexivo al turismo lo que nos puede dar una visión más clara de cómo los conceptos de desarrollo sostenible se pueden implementar con mayor eficacia y de qué manera los posibles efectos negativos causados por la actividad turística pueden mitigarse.

El enfoque reflexivo nos ayuda a obtener una idea más clara acerca de cómo el turismo trabaja: el eje alrededor del cual gira el turismo es el momento en que un turista disfruta de una atracción o fenómeno de interés, es decir, cuando el visitante, a través de sus sentidos y marcos referenciales, ingiere calorías de primer impacto (calprim) a partir de un objeto, lugar o circunstancia (fuente de calprim). Es el momento a través del cual los turistas y el destino hacen contacto y el motivo por el cual se desplazaron hasta ese lugar.La reflexividad puede involucrar a los turistas y su destino vacacional en un sentido aun más amplio permitiéndonos observar las influencias y los efectos mutuos que tiene el uno sobre el otro.


Para tal fin hemos hecho una distinción entre las fuentes que fueron concebidas concretamente para los turistas (fuentes principales y secundarias) y las que forman parte de de la cotidianeidad de los lugareños, que comparten estas fuentes tanto con los turistas como con todo aquel que se encuentre ahí (fuentes compartidas e incidentales). Esta distinción es importante, no sólo porque en muchos casos las llamadas fuentes aportan la mayor parte de las experiencias vacacionales de los turistas, sino también porque hay algún tipo de contacto más directo entre la población local con su cultura, el medio con sus paisajes y los turistas.

Tal como explicamos en la escala de estilo de vida de los turistas (TL scale, vea http://www.tourismtheories.org/?cat=105&lang=es ) aquellos que se hallan hacia el lado derecho de ella suelen disfrutar mas de las fuentes de orden primario y secundario, en tanto que aquellos que se ubican del centro hacia izquierda extremo o tienden a darle a las fuentes de tipo incidental y compartido una mayor preponderancia durante el disfrute de su vacaciones, lo cual en términos concretos significa que hay una mayor influencia del destino mismo que de los flujos de información que manan de las organizaciones de viajes.

Al afirmar que los turistas forman parte sustancial del destino turístico, nos queda demostrar de que manera los turistas pueden ejercer esta participación a fin de ayudar a decidir sobre un destino vacacional.¿Pueden los turistas tener injerencia en cuestiones tales como el desarrollo, conceptualización, alcance y limitaciones de un destino? Claro que sí, más aun, su participación es, en muchos casos, tan valiosa como cualquiera de los otros actores involucrados en el proceso.

Muchas veces en los diferentes destinos vemos como la gente que trabaja en una actividad turística cada uno aporta su visión individual. Con la presencia continua de turistas la situación es diferente. Cada semana hay distintos turistas presentes en el destino – rara vez los mismos turistas aparecen dos veces en el mismo destino (los “repetidores”, como se les llama, representan un bajo porcentaje del total de los turistas). En otras palabras, cuando hablamos de turistas en un destino estamos pensando en el grupo en su conjunto y no en cada viajero de forma individual. Ahora cabe preguntarnos de qué manera se involucran en una actividad común un grupo de personas que no se conocen.

En primer lugar debemos hacer una distinción clara entre los turistas y los viajeros ordinarios, lo cual podemos resumir en los siguientes tres puntos

Turistas:


1. Viajan a un destino sin ningún motivo obligatorio o compromiso anterior, es decir, con fines de ocio y entretenimiento.

2. Viajan con el objetivo principal de satisfacer sus necesidades y expectativas, pensando únicamente en el “yo quiero…” e importándoles poco si el destino puede satisfacer sus demandas.

3. Insisten en el hecho de que el destino debe de adaptarse en cierta medida a sus necesidades; para muchos de los turistas ubicados en la parte derecha de la escala de estilo del turista (TL scale) esto puede significar más lujo del acostumbrado en el destino, en tanto que para aquellos ubicados en el extremo opuesto puede significar menos lujo y comodidad de la usualmente disfrutan.

El escritor norteamericano Paul Theroux agregó un punto más: Los turistas no saben donde fueron, mientras los viajeros no saben a donde van.

Existe la creencia generalizada de que los turistas únicamente se contactan con el destino a través de organizaciones de viajes, lo cual no es del todo cierto, ya que más de la mitad de todos los turistas hoy en día no hacen uso de las organizaciones de viajes, lo que nos lleva al punto de que los turistas, como grupo, deben de tener la capacidad de ejercer cierta influencia en un destino vacacional.

El supuesto básico aquí dice que los turistas, al haber decidido sobre su destino de vacaciones, desarrollan no sólo las correspondientes expectativas, sino, al mismo tiempo un interés directo con respecto al destino seleccionado. Las expectativas de los pre-turistas generan no solo un interés en el destino, también provocan cierto grado de involucramiento: una vez seleccionado, el destino se ve bajo una luz diferente. Este interés, si es genuino, puede traducirse en ciertas acciones o actitudes concretas. En primer lugar, los turistas pueden desarrollar un sentimiento de responsabilidad social, en segundo lugar un compromiso económico, tratando de dejar más dinero directamente en el destino y no a las organizaciones de viajes de viajes, por ejemplo; en tercer lugar desarrollando un sentimiento de solidaridad especialmente con las generaciones futuras (tanto con las propias y como con las de la gente en el destino), en cuarto lugar debe haber una clara intención de proteger la biodiversidad y en quinto lugar debe haber un respeto manifiesto hacia otras costumbres y culturas. Mencionamos aquí cinco niveles diferentes en los que este interés se manifiesta, que consideramos debe de ser una noción o ideología compartida por la mayoría de los turistas, lo que a su vez se traduce en un patrón de comportamiento uniforme entre los turistas en un destino vacacional a fin de de sean visualizados como un grupo más o menos homogéneo que perfectamente puede desempeñar un papel en el desarrollo sostenible de ese lugar. La preparación adecuada en función de los cinco niveles aquí mencionados puede producir un denominador común entre los turistas en cuanto a su relación con el destino turístico.


Los mismos cinco componentes se basan en los tres pilares que conforman los conceptos de desarrollo sostenible: gente, planeta, y beneficio (en inglés: Planet, People, Profit). El compromiso económico obviamente se refiere al beneficio. Los elementos de la solidaridad y la participación se refieren al planeta, mientras que la responsabilidad social y respeto cultural se refiere a las personas.

En este caso el término “interés” hace referencia a una tendencia bastante reciente que hay entre las personas que tienen la sensación de querer participar de forma activa en grupos con que compartan intereses particulares. El creciente interés que las personas muestran por conocer la forma de vida que lleva otra gente o en los problemas que enfrenta el medio ambiente en general parece estar estrechamente vinculado a la evolución de Internet, y las redes sociales como el Facebook o Twitter son las muestras más notables de esto. Debemos tomar en cuenta también que a través de Internet las personas se enfrentan a diario con los desastres naturales y el medio ambiente y son casi que bombardeados con información sobre el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad.

En mi sitio web hay un artículo acerca del suministro y flujo de información turística:

http://www.tourismtheories.org/?cat=91&lang=es

en donde presentamos los tres tipos de información más comúnmente utilizados en el ámbito del turismo: la información objetiva, la información focalizada y la información descriptiva. Sin embargo, recientemente ha visto luz un cuarto tipo de información que cada vez cobra mas interés en la industria: la información social como resultado de la Búsqueda de Información Social (BIS). En los últimos años ha habido un aumento sostenido del número de sitios en la red en los cuales la gente puede hacer preguntas que les son contestadas por grupos de personas o comunidades. Uno de los primeros sitios en operar bajo esta temática fue el portal Answerbag. Desde entonces ha habido una proliferación de sitios similares, de los cuales Yahoo! Answer parece ser el más popular. La idea es muy similar al concepto wiki, de los cuales Wikipedia es el más famoso.

La idea bajo la que funcionan estos sitios está fundamentada en 4 niveles: la plataforma para que las personas envíen sus preguntas al sitio, luego, el mismo lugar sirve como sede para presentar las respuestas, lo cual va generando una comunidad que va creciendo en torno a este intercambio de información y, finalmente, las respuestas se procesan y catalogan en los distintos motores de búsqueda, lo que permite a los usuarios web encontrar respuestas para preguntas previamente formuladas como contestación a nuevas consultas. Estos portales pueden operar a nivel general o estar limitados a determinados grupos o personas que comparten intereses comunes.

Cuando hablamos de comunidad debemos usar el término en el sentido más amplio de la palabra, tanto, que a estos los sitios se les conoce como sitios cQA. Este tipo de sitios hicieron su aparición en Internet a partir del 2003 y desde entonces se han convertido en un fenómeno que va en aumento, impulsado en gran parte por la tendencia de la gente a preguntar a través de Internet en lugar de tratar de encontrar respuestas por ellos mismos. Un número cada vez mayor de personas parecen pensar “¿por qué molestarme en tratar de encontrar una respuesta determinada, cuando a través de Internet me es posible contactar a las personas que la conocen?” Esta dinámica de preguntas y respuestas también está creciendo rápidamente en foros y plataformas de comunicación similares.

Las posibilidades que estos sitios proveen a los involucrados en el turismo son enormes, inclusive estos cQA pueden proporcionar el vínculo necesario entre los pre- turistas y las personas o comunidades en el sitio vacacional. A través de las técnicas que proporciona los Motores Optimizados de Búsqueda (SEO en inglés) los turistas potenciales pueden encontrar mucha más información directamente de Internet que a su vez será cargada en distintos sitios cQA llevando los datos y conceptos aún más allá, a lo largo de una nueva vía de intercambio informacional. Obviamente esto funciona no solamente para el ámbito del turismo, sino para el mundo en general

Aparte del papel mayor que juega el Internet, tambien existe un marcado desarrollo a nivel de la responabilidad social. No fue sino hasta el año 2010 que altos ejecutivos como Paul Polman, directivo de Unilever, una de las comercializadoras más importantes del mundo, empezaron a decir que “Hoy en día el concepto de valor se asocia cada vez más con aquellos productos que demuestran tener responsabilidad social” o ”Un producto exitoso no solo debe aportar utilidades, sino exhibir, si se quiere, conciencia social” y ”Cada marca debe tener una misión social y el consumidor debe ser parte integral en la definición de ella” (http//www.warc.com/LatestNews/News/Unilever 20 finds%20%%%22.news22purpose ID = 27928?)

Es interesante observar que conceptos como el de la responsabilidad social han empezado a ganar terreno a nivel mundial, en tanto que las políticas y estrategias basadas en criterios puramente económicos están siendo cuestionadas

Durante mucho tiempo las organizaciones de viajes utilizaron este suministro de información como caballo de batalla para prevalecer en el negocio, mas hoy en día vemos como su importancia ha comenzado a menguar. La gran mayoría de los operadores turísticos la utilizan para encausar gran parte de los flujos de información que genera un destino, decidir sobre la imagen que un lugar debe tener en relación a las demandas de los turistas y combinar esto con el peso económico que tienen de acuerdo con en el volumen de ventas, desempeñando así un papel dominante en muchos de los destinos turísticos a lo largo de los últimos 30 años. Lo que vemos ahora es que gracias a la influencia de muchas de las aplicaciones de Internet este suministro, poco a poco, va perdiendo su rol preponderante. Son no solamente los propios turistas quienes han comenzado a mostrar el deseo de que se escuchen, sino también a los destinos como conjunto se están abriendo las posibilidades de tomar decisiones dirigidas a un desarrollo sostenible específicamente, sin que el pensamiento económico domine las acciones.

El colocar a los turistas en el centro de la actividad turística, conjuntamente con las fuentes de calprim que se hallan en el destino, vuelve a poner en relieve el carácter original del acto de viajar y hacer turismo: el aspecto socio-psicológico. Recordemos que no fue sino hasta la década de 1970 que el turismo se convirtió en una actividad económica dominante, en la cual las organizaciones de viajes se convirtieron en productores de productos turísticos que vendían a sus clientes – los turistas. Hoy en día, bajo la presión de implementar políticas urgentes que apunten hacia un desarrollo sostenible, y con las nuevas plataformas de comunicación que ofrece Internet, vemos como el tradicional enfoque economicista que conceptúa el turismo se ha vuelto insostenible.

Deja un comentario


6 − = 2