Por mucho tiempo el turismo vacacional se encuentra controlado por el pensamiento netamente económico y las investigaciones sociológicas. En esta página web se mantiene una visión más balanceada: los turistas mismos y el encuentro con su destino vacacional. Los turistas toman lo que se les ofrecen y lo usan para sus propios propósitos; son precisamente estos propósitos los que nos interesan y más que 25 artículos en esta página web tratan de eso: el turismo de los turistas. Agregué un artículo nuevo sobre "el cambio climático" dentro del rubro "Turismo" (julio 2020).

En febrero 2020 agregué un artículo nuevo en el rubro "Turismo" con el título "La Fenomenologia y el Turismo".

Vivir la Experiencia

Todos los derechos son del autor Marinus C. Gisolf. Se prohíbe la reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

El Turismo de Experiencias.

El momento más sublime en la actividad turística es aquel en que se vive “una experiencia”. Es similar al acto de digerir una comida, aquí también existe un cociente de ingestión de calorías, solo que en este caso el, o la turista, recibe gran cantidad de impulsos en los sentidos. Entonces, ampliando la idea de “consumo de calorías” llamaremos al impacto de señales que el turista recibe; Calorías de Primer Impacto o Calprim. Estas Calprim son procesadas por el cerebro y a una cantidad de unidades de Calprim consumidas y procesadas es a la que llamaremos “una experiencia”.

En turismo, el consumo de Calprim (viviendo una experiencia, es decir; consumiendo un producto turístico) y la transformación de datos recibidos en experiencias posteriores, utiliza una clase de sistema digestivo que parte del intelecto y basa su funcionamiento en marcos de referencia, así como en datos almacenados en la memoria: imágenes, patrones olfativos, sonidos etc.

Introducción

Mientras resoplan y jadean con las caras rojas por el esfuerzo, siguen el pequeño sendero que sube la colina. Van dejando de escuchar los mosquitos, los pájaros y otros sonidos, su atención está enfocada en ver cuánto más tendrán que caminar; están casi en el punto más alto de la cima, justo donde las roturas del bosque se abren y las tierras bajas quedan a sus pies.

Finalmente alcanzan un claro y queda al descubierto una visión majestuosa: ¡WOW!… y disfrutan de este maravilloso momento a pesar de la dura caminata. A este momento lo llamamos “WOW Moment” en inglés, apelando a esta reacción espontánea del ser humano ante algo que lo sorprende o lo maravilla.

Cuando hablamos de turismo, hacemos referencia a este momento como un componente esencial qué los turistas buscan; para ello han ahorrado su dinero. Es la posibilidad de experimentar algo que no existe en la comunidad donde viven, un lugar al que han tenido que viajar y pasar por lo menos una noche; el lugar que han elegido para pasar sus vacaciones.

Pero; ¿Cómo trabaja exactamente este momento ‘wow’?, ¿Cuál es el significado del término “experiencia” en turismo?

Viviendo una Experiencia

El momento más sublime en la actividad turística es aquel en que se vive “una experiencia”. Es similar al acto de digerir una comida, aquí también existe un cociente de ingestión de calorías, solo que en este caso el, o la turista, recibe gran cantidad de impulsos en los sentidos. Entonces, ampliando la idea de “consumo de calorías” llamaremos al impacto de señales que el turista recibe; Calorías de Primer Impacto o Calprim. Estas calprim son procesadas por el cerebro y a una cantidad de unidades de calprim consumidas y procesadas es a la que llamaremos “una experiencia

En turismo, el consumo de calprim (viviendo una experiencia, es decir; consumiendo un producto turístico) y la transformación de datos recibidos en experiencias posteriores, utiliza una clase de sistema digestivo que parte del intelecto y basa su funcionamiento en marcos de referencia, así como en datos almacenados en la memoria: imágenes, patrones olfativos, sonidos etc. Este fenómeno va más allá del alcance de este artículo y se interna en los detalles del funcionamiento del cerebro. No obstante podemos mencionar que el hemisferio derecho de nuestro cerebro es el encargado de relacionar los impulsos directos recibidos con las sensaciones que se dan como respuesta a ellos; simplemente disfrutando algo como parte de esta relación. El lado izquierdo del cerebro maneja la información de manera diferente, absorbiéndola y devolviendo un cierto número de “impresiones” convertidas en hechos o actos qué han sucedido y que pueden ser recordados. El hemisferio izquierdo determina nuestro ego y quiénes somos. El hemisferio derecho nos ofrece la oportunidad de ver, de oler y de sentir todo lo que nos rodea sin ser “censurados” por nuestro propio ego.

Un turista que está lejos de su ambiente familiar, o lugar de residencia, y observa su entorno sin la participación interpretativa del ego, está consumiendo calprim y este consumo es siempre voluntario. El uso de marcos de referencia en este sentido tiene que ver con la capacidad que tienen los seres humanos de “asociar”, sin dejar de lado que todas las normas, valores sociales y culturales también son parte de estos marcos de referencia. La aplicación de nuestros propios criterios a lo que observamos se llama; “asimilación de impresiones”

El consumo de calprim puede aumentar cuanto más fácil sea su capacidad de asociación, es decir, cuando el turista dispone de alguna referencia sobre lo que está experimentando en ese momento particular. Cuando ese mismo entorno es ya conocido por el turista se dice que tendrá un bajo consumo de calprim, “No hay nada nuevo que ver “, es un comentario coloquial que refleja este consumo. Esto suele ocurrir cuando el turista está en un ambiente que ya le es tan familiar como el patio de su casa, pero en este caso, no deberíamos tratar al sujeto como tal, pues una de las condiciones para ser considerado Turista, es el hecho de permanecer en un ambiente relativamente nuevo.

Otro caso se da cuando se encuentra en un ambiente radicalmente distinto, del que no tiene ningún material o dato de referencia disponible para asociar alguna idea. El procesamiento o consumo de calprim es apenas posible en este caso; el turista se sentirá abrumado, no sabrá probablemente que hacer. A menudo se asusta y sus impresiones se ven condicionadas por un sentimiento de aprensión.

Un turista tiene que saber distinguir entre su mundo casero y el ambiente de su destino turístico. Si solamente observa las similitudes entre el destino y su país de origen (proceso de reconocimiento) su consumo de calprim será muy pequeño. El proceso de comparar lo que se observa con aquello de lo que se tiene conocimiento previo es un ejercicio que facilita la percepción de los turistas experimentados. Pero no es lo mismo para aquellos que viajan por primera vez. Creemos entonces, que estos viajeros deben aprender en cierta forma a vivir este tipo de experiencias, aprender cómo asimilar calprim y convertirlas en una maravillosa vivencia personal.

El nivel de consumo de calprim depende de los marcos de referencia que se tengan disponible; a menudo uno encuentra algo familiar en una observación, cosas con las que se ha lidiado en el pasado; estas expresiones forman parte del marco de referencia que está siendo alimentando continuamente durante las vacaciones, como también lo está siendo la memoria a través de imágenes, sonidos y otras sensaciones, todo esto basado en un conocimiento previo. Por ejemplo, para buscar un animal se debe tener alguna imagen de este animal en la memoria, si no será casi imposible hacerlo. Un guía experimentado tiene centenares de imágenes de animales almacenadas en su memoria, de manera que es más fácil de ubicarlo y compararlo con las imágenes que tiene almacenadas, por lo tanto, la identificación tendrá más posibilidades de ser acertada: repentinamente observa el animal que ha estado buscando, es decir, la imagen en la retina coincide con la imagen ya almacenada en el cerebro. Obviamente, el conocimiento biológico del guía juega una parte fundamental pues sabe dónde buscar cierto pájaro o cierta vegetación, también sabe “mirar con los oídos” y en un bosque es más fácil notar la presencia de los animales o plantas por el sonido que hacen o por los olores que despiden.

Hay condiciones que pueden afectar el consumo de calprim:

  • Marcos de referencia basados en experiencias previas y en fuentes de información
  • Patrones de expectación basados en guías de viaje, programas de TV, folletos de viaje, páginas de Internet, recomendaciones de amigos etc.
  • El estado emocional en el momento de consumo de calprim. Si el, o la turista está muy cansado, por ejemplo, su asimilación de Calprim será muy baja, e igual opera en estados de ánimo como la tristeza, la inseguridad, la desconfianza, la preocupación, la desesperación o el miedo.
  • La persona debe estar bien preparada; utilizar la ropa adecuada; el tipo de zapatos correcto; usar bloqueador solar o repelente de insectos y quizá binoculares u otro tipo de instrumentos

También existen factores externos como:

  • el climático: si en el momento del consumo de calprim empieza a llover, es probable que el consumo se reduzca. Aunque estar ante un verdadero aguacero tropical podría llegar a ser una maravillosa experiencia en sí misma, lo que estimularía el dicho consumo
  • la presencia de un guía local puede facilitar el consumo de calprim, suponiendo que dicho guía haga su trabajo de la manera correcta. Si un o una guía empieza a recitar una larga lista de nombres científicos de plantas y animales, podría provocar un gran aburrimiento en los turistas (poco consumo de calprim) de la misma manera que provocaría un poderoso interés en un receptor con marcos de referencia especializados, como un biólogo o un fitotécnico.

El acto de “consumir calorías de impacto” se puede vivir de diferentes maneras:

  • Solo/sola; dependiendo únicamente de su capacidad de observación y su capacidad de retroalimentar sus marcos de referencia
  • Con un o una acompañante; los marcos de referencia de otra persona pueden ayudar a mejorar el consumo de calorías de impacto. Además, el hecho de hacer comentarios en voz alta puede ayudar a confirmar lo que se ha observado
  • Con niños o niñas: a veces hay que asistirles en el proceso de observación o consumo de calprim, pero el hecho de explicarles puede ayudar, incluso, en el consumo propio
  • En grupo: el intercambio de conocimiento o la existencia de interpretaciones heterogéneas provenientes de diferentes marcos de referencia puede incrementar el consumo de calorías. A veces puede suceder que el carácter dominante de alguno de los miembros del grupo tenga un impacto negativo en el resto de los integrantes
  • Con Guía: el guía puede colaborar con la evaluación correcta de las cosas más allá de la importancia de los marcos de referencia, puede crear una mayor comprensión y ayudar a que el producto pueda ser consumido más a fondo.
cafe y azucar

Las explicaciones sobre el café y el azucar pueden aumentar el consumo de Calprim y llegar a una experiencia más completa.

Las calprim mismas son de naturaleza variada.

  • Las asimiladas con los sentidos; imágenes, sonidos, olores, temperatura, tacto, gusto y además hay las que se producen con el ejercicio físico; caminatas, rafting, ciclismo, montar a caballo y otras;
  • Otros elementos importantes son el uso de la intuición y los patrones sociales de comportamiento. Las relaciones sociales pueden ser una fuente independiente de consumo de calprim y a muchos turistas los puede llevar a tener una experiencia que permanecerá en sus memorias por mucho tiempo.

El producto turístico que está siendo consumido, debe tener el potencial de proveer calorías de impacto al turista que lo adquiere. El valor de un producto turístico se mide según las calprim potencialmente disponibles. Sin embargo, la medición de calorías de impacto es un asunto poco tangible. En el caso de una atracción turística que involucre solamente un sentido, por ejemplo ante la majestuosidad de un paisaje, suponemos que el número potencial de calprim es más bajo que en el caso que mas sentidos estén involucrados. Un guía puede realzar la admisión de calorías explicando ciertos antecedentes históricos o datos biológicos de lo que se observa, pero después de cierto tiempo el turista tampoco hallará nada nuevo y querrá continuar adelante, o sea que “ya está arto”. En caso de que más de un sentido esté implicado en el proceso, presumimos que el potencial de calprim tiende a aumentar.

Otro elemento a considerar es la acción. Si determinado atractivo tiene un carácter estático se pierde el interés más rápidamente que cuando hay una visión dinámica o evolutiva. Podemos mirar más tiempo una cascada que cae ruidosa que en un río que fluye lentamente; un turista o una turista que se sienta pasivamente en la playa tendrá un consumo más bajo de calprim que aquellos que van de excursión a través del bosque, saltando arroyos y divisando animales silvestres.

Aunque en la playa podemos mirar indefinidamente el continuo rodar de las olas, en nuestra memoria solamente podemos capturar la atmosfera general a través de la imposición de un número de diversas imágenes; observar el movimiento continuo de un sin fin de olas no produce un sin fin de experiencias diferentes. La playa se ve por lo tanto como un lugar para relajarse y no como un sitio para el consumo de calprim. En muchos casos los turistas quieren acabar sus vacaciones con algunos días en la playa para rumiar acerca de todo lo que han experimentado durante sus días de vacaciones, a menos que sus vacaciones fueran de “consumo liviano”, algunos destellos culminantes y nada más, en cuyo caso, solamente se tenderán en la playa a broncearse un poco más, suponemos. Trabajar en el tono de la piel puede ser una razón para tener unas vacaciones y el turista puede sentirse más popular con un agradable bronceado, pero eso no enriquece su repertorio de experiencias.

Cuando medimos el potencial de consumo de calorías de impacto, la actividad física juega un rol importante ya que el ejercicio en si supone insumo de calprim, pero igual de importante es el sitio en que se lleva a cabo esta actividad: como es el caso del rafting, del ‘skiing’ o del montañismo, sin mencionar algo tan simple como una caminata. Estas actividades proveen una combinación de calprim a partir de la actividad misma, así como de otros elementos como olores, vistas, sonidos etc.

 

rafting

Las actividades aventureras son lindas para los turistos siempre y cuando no se exageren.

 

Existe también el efecto de tener demasiado de algo (efecto de saturación). Una caminata en Los Alpes puede contener tantas vistas hermosas de montaña que en poco tiempo no tendrán ningún efecto conmovedor en el turista, quién terminara por hacerse “inmune” al paisaje. Los que practican el rafting como deporte usualmente no obtienen bastante de él, pero los turistas promedio sí. En otras palabras, se buscará tanta variedad como su dieta diaria lo permita y obviamente, quienes ofrecen “productos turísticos” (fuentes potenciales de calprim) deben de saberlo.

» Este sitio no es comercial y no genera ingresos, por lo tanto se agradezca a las personas que lo usan activamente por hacer una donacion, pequeña y simbólica como sea, por medio del botón DONATE (sistema Paypal) al final de este página «

Todos los derechos son del autor Marinus C. Gisolf. Se prohíbe la reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

Deja un comentario


9 − = 6